Llorando de pena en el aniversario del mundial

Hace un año, cuando España ganó el mundial de fútbol lloré, pero no de alegría. No sería lo habitual, pero lloré de pena. No tuvo mucho que ver con el fútbol, más bien con la importancia que los humanos le damos a ciertas cosas. Me entristeció profundamente que, habiendo tantas cosas por las que quejarnos, unirnos y trabajar juntos, sean cosas como el fútbol, de las pocas que lo consiguen. Se llenaron las calles de gente exultante de felicidad, todos por una misma razón, unidos como nunca. Olvidando todas nuestras miserias diarias, todo daba igual. 
Sin duda el deporte es importante, y puede tener muchas cosas buenas, ¿pero por qué no somos capaces de movilizarnos así por otras causas?¿Causas sociales, que ayuden a los demás, altruistas, que no tengan nada que ver con el dinero? Al fin y al cabo el fútbol son unas cuantas personas corriendo tras un balón, ganan o pierden, pero nadas más. No se salva la vida de ninguna especie animal, no se da de comer a niños que no tienen nada...y sin embargo nos apasiona... 
¿Como seria el mundo si realmente lucháramos así por lo que de verdad es importante?
Alberto Esteban

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer un comentario, rellena el siguiente campo. Por favor, dinos tu nombre para que los demás usuarios puedan dirigirse a ti si lo desean.
Una vez revisado, será publicado en las próximas horas. Muchas gracias

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.