Aunque la mona se vista de seda…


Infonavalcarnero.com
Hay gente que porque lleva tacón y un mascarón de pintura en la cara, o unos buenos y relucientes zapatos y corbata, te miran por encima del hombro. El otro día me sentí humillada cuando entró una señora con su marido en la tienda de ropa donde trabajo. Yo estaba ese día arregladita pero con un vaquero, y aún siendo yo la dueña de la tienda, esta mujer debió de pensar que yo era una empleada y se dedicó a humillarme, a hablarme sin mirarme a la cara, a probarse todo para no llevarse nada y a hablarme como si me estuviera haciendo el favor de dejarme una montaña de ropa para volver a colocar. El problema fue que la señora encima de prepotente y borde, su marido estaba más callado, manchó una camisa blanca de maquillaje, a lo que yo le dije que como le había gustado mucho que se la llevara o me pagase el gasto de tintorería porque así no la iba a poder vender. Ahí si entró también a saco su remilgado marido, y me pusieron verde diciéndome que hablarían con el dueño. Cuando les dije que la dueña era yo cambiaron el tono, pero tampoco me pagaron nada ni se llevaron la prenda. Al final la limpiaré yo, pero dese luego que no quiero parecerme ni tener nada que ver con gentuza como esta, que aparentan mucho y luego no tienen ni educación no vergüenza.
Mª Jesús Ávila

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer un comentario, rellena el siguiente campo. Por favor, dinos tu nombre para que los demás usuarios puedan dirigirse a ti si lo desean.
Una vez revisado, será publicado en las próximas horas. Muchas gracias

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.