Los indígenas Xavante luchan por recuperar la grandeza de su tierra

Infocastellon.es
El líder indígena Damián Paridzané, es ejemplo vivo de la lucha de un pueblo, el de los Indígenas Xavante, por recuperar la grandeza de la tierra que le vio nacer y que ahora, en manos de campesinos y hacendados, se deteriora sin remedio.
Damián nació en Marãiwatsédé, territorio xavante que se localiza en el estado brasileño de Mato Grosso. Mediada la década d elos 60 Damián vivió, con tan solo siete años, el drama de la expulsión de las que siempre habían sido tierras xavante y la muerte de su padre por una epidemia de sarampión, enfermedad desconocida para ellos. Quizá fuera entonces cuando prendió en él el deseo de volver a esas ricas tierras de la Amazonía donde su gente había dejado sus raíces.
Desde los 22 años, Damián trabajó sin desmayo por volver a la tierra de sus ancestros. Su sueño, y el de los vecinos de su comunidad empezó a hacerse realidad precisamente en la Conferencia del Clima de Rio, la Eco 92, hace 20 años, cuando, tras infinitas denuncias y negociaciones, la empresa italiana AGIP, que era la nueva propietaria de la hacienda, declaró su voluntad de devolver la tierra a sus dueños legítimos, los xavante.
En 1998 el Gobierno de Brasil reconoce, por medio de la Fundación Nacional del Indio, FUNAI, Marãiwatsédé como Tierra Indígena, homologada con 165.241 hectáreas. Mientras tanto políticos y empresarios corruptos de la región llevaron a cabo un proceso de invasión ilegal del área indígena, intentando impedir la devolución de la tierra a los indígenas.
Hubieron de pasar otros seis años hasta que en 2004 el sueño de Damián y la comunidad xavante se hiciera realidad: en el año 2004 el Gobierno de Brasil devolvía la propiedad de la tierra a los indígenas, aunque buena parte de ella siguen ocupadas por hacendados y campesinos, que las mantienen bajo amenazas, violencia y coacciones.
A su regreso a la tierra de sus antepasados, tras casi cuarenta años de exilio, los Xavante de Marãiwatsédé se encontraron con un panorama desolador, un sueño tornado en pesadilla: casi el 90% de la selva amazónica, de la que ellos y sus ancestros habían sacado el sustento, estaba destruida. La vida ha desaparecido en la mayor parte de una tierra marcada por la deforestación.
Damián ha estado en la Conferencia de los Pueblos de Rio+20 donde ha reclamado, como viene haciendo casi desde niño, la posesión de unas tierras que se deterioran sin remedio.
Manos Unidas ha acompañado a Damián Paridzané estos días además de haber aprobado recientemente un proyecto de desarrollo destinado, precisamente, a la mejora de las condiciones de vida de la comunidad indígena Xavante de Marãiwatsédé.
MÁS INFORMACIÓN:
En Rio +20: Marco Gordillo, responsable de campañas: +55 218 056 1794  ó +34 619 821 047
Departamento de medios:  Nieves Prieto Abad
Teléfono: 964 22 88 58
Correo electrónico: prensa@manosunidas.org y gabinete.prensa@manosunidas.org
www.manosunidas.org
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer un comentario, rellena el siguiente campo. Por favor, dinos tu nombre para que los demás usuarios puedan dirigirse a ti si lo desean.
Una vez revisado, será publicado en las próximas horas. Muchas gracias

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.