Nos han robado la vida, con 50 años que tenemos

PRIMERO: Con fecha 24 de Septiembre de 2011, sobre las 22,00 horas, por un accidente doméstico e involuntario, comencé a sangrar abundantemente por la nariz, lo cual me preocupó debido a que sigo un tratamiento para la sangre ya que previamente me habían puesto un Steen, para licuar la misma, y ese era mi miedo a la hemorragia. Al comunicar el hecho a mi compañero sentimental llamado Francisco Agustín Alejandro Benítez, ambos decidimos trasladarnos al Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, sito en la localidad de La Palma. Cuando llegamos al citado lugar, me sentí con mareos y al salir del vehículo en el que me trasladó mi pareja, me desplomé, impactando con el suelo. Me recogieron tres personas y una vez dentro del Centro, me observa el médico de guardia y me pregunta como me he dado ese golpe, a lo cual le contesto que me caí por las escaleras. No conforme con mi respuesta, el citado doctor me responde que no se lo cree, que es imposible y que considera que existe un presunto delito de “Malos Tratos” por lo que va a poner los hechos en conocimiento del 112. A pesar de mis ruegos indicándole que se estaba equivocando, que no era ese mi caso, él aún así, realiza esa llamada telefónica al 112. 

SEGUNDO: Que momentos después se personó en el lugar una dotación del Cuerpo Nacional de Policía quienes comenzaron realizar las gestiones correspondientes, procediendo momentos después a la detención de mi compañero sentimental. Seguidamente se me realiza un TAC y el diagnostico que presento es: “TRAUMATISMO FACIAL, FRACTURA DE HUESOS PROPIOS NASALES, FRACTURA DE PARED MEDIAL Y EXTERNA DE ORBITA DE OJO IZQUIERDO AGRESION FISICA” (VIOLENCIA DE GENERO). Y yo pregunto: ¿Como es que me dieron de alta con la cara “tan rota”? Pues esa es mi pregunta, una de las muchas que tengo que realizar, pues esto como ya he dicho ocurrió el sábado día 24/09/2011. 

TERCERO: En la mañana del domingo día 25 de Septiembre de 2011, sobre las 5,30 horas, fui trasladada a casa, donde recogí mis cosas y el domingo por la tarde fui al Centro de Salud de Santa Brígida donde me recogieron para llevarme a una casa de acogida de la cual ignoro nombre y ubicación, permaneciendo en la misma hasta las 14:00 horas del día 3 de Octubre de 2011, fecha en la que me trasladé a mi residencia actual y provisional en Santander (Cantabria).

CUARTO: El lunes día 26-09-2011 a las 10:15 horas, me presenté en el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer núm. 2 de La Palma, lugar en que se iba celebrar el Juicio Rápido sobre los supuestos hechos acaecidos (no soy conocedora de estas cosas, yo jamás había tenido un juicio). Me informan que se me va a asignar un Abogado de Oficio, a lo cual me niego rotundamente, ya que viendo todo aquello, pensando que todo iba demasiado rápido, que desconocía lo que se había hecho y lo que más me preocupaba era la situación en la que se encontraba mi pareja (detenido como autor de un delito de Violencia de Género). Pedí insistentemente hablar con él y no me lo permitieron en ningún momento. Como veía que todo aquello que estaba ocurriendo no era normal, considerando que todos iban en contra de él, pues me negué a la asistencia del Abogado de Oficio y a denunciar en contra él que era lo que realmente me pedían. No podía hacer eso, por que él no había hecho nada, es mi pareja, y sé que me quiere, y yo le adoro; además sé que él no me iba hacer ningún mal. Todos en el Juzgado insistían en que interpusiera la denuncia y que fuera a por él. Pues aún así, su Señoría, la Juez titular de dicho Juzgado y a petición del Fiscal, procedieron a su procesamiento y con ello a la imputación de un delito de violencia de género. Posteriormente fue reconocida por la médico forense, la cual ni se acercó a mí para observar mas detenidamente las lesiones que presentaba en esos momentos, sólo se limitó a leer y a confirmar lo expuesto por el médico de urgencias. 

QUINTO: Por todos los hechos anteriormente relatados, a mi pareja se le condenó con una sentencia muy dura y desproporcionada, pero no fue solamente a él, sino a mi también, que me han condenado a no poder estar con mi pareja debido a la orden de alejamiento impuesta; y decían que me estaban protegiendo.

SEXTO: Al día siguiente, martes día 27 de Septiembre de 2011, me dirigí al Hospital Doctor Negrín para ser reconocida por los médicos especialistas en otorrinolaringología y cirugía maxilofacial y ambos doctores me comunican que no tengo nada, que no requiero ni tratamiento, ni nada similar. ¿Es que nos encontramos en un país de locos? 

SEPTIMO: Las preguntas que me asaltan son: 
- ¿Porque nadie me escuchó?; tengo un hombre ejemplar y es buena persona, lo avalan sus años de vida y no tener ningún antecedente.
- ¿Qué pasa, de repente es que se ha vuelto un maltratador? 
- ¿Donde está la presunción de inocencia?
- ¿Dónde están las libertades de poder hablar y que te escuchen, que a mi no me concedieron?
- ¿Dónde está ese país libre y demócrata que se dice que es España? 

OCTAVO: Pido y ruego que si alguien lee esto y sabe como proceder en consecuencia, que me lo comunique lo antes posible, ya que considero que a mi, este país, no me ha dado la liberta que exige la Constitución Española vigente. También me han obligado a hacer las maletas y buscarme donde vivir porque mi hogar, mi casa, es la misma de este hombre que quiero y adoro, con lo cual para mi es horrible el distanciamiento impuesto por esa Orden Judicial de Alejamiento. Yo le necesito porque él me ayudaba con el tema de mi corazón (me decía que no me preocupara que tomara las pastillas, me tomaba la tensión, etc.), era y es, mi gran apoyo, aunque no he vuelto saber nada de él desde el momento que ingresé en urgencias. Dios mío, esto es desgarrador, jamás nadie sabrá lo que es esto y dicen que yo era la victima cuando los que me han hecho daño son ellos, no me han escuchado, me han arrancado de él, de mi hogar, de todo, que más daño se le puede hacer a una persona viva, es mejor morir, así no se sufre, pero esto así, o sea es un sin vivir. Lo que yo daría por estar con él no lo sabe nadie, como nadie sabrá las lágrimas a raudales que han salido de mis ojos pensando como estará él de afectado psicológicamente, repito, como estará el pobre. Nunca pensé que podía pasar esto, parece irreal, después presumimos de ser inteligentes, sabios, que cada vez estudiamos más y nos preparamos, para qué, sólo para hacer estas chapuzas en el año 2011, y el Gobierno pactando con la banda terrorista “e.t.a.”, cuyos activistas se hallan inmersos en delitos de sangre y algunos de ellos se encuentran en libertad; no puede ser así mi país. Mi ropa aún sigue en la maleta y solo pido que alguien sea sensato y nos permita estar juntos, es mi apoyo, mi gran apoyo, tengo una historia que podía hacerla mas larga pero la quiero dar un fin y la doy aquí y ahora, pero simbólicamente, la misma, en la realidad aún no ha terminado hasta el día que yo pueda estar nuevamente con él.

NOVENO: Y todo esto porque un médico, me vio, me juzgó, solo hay mirar para el texto que plasmó sobre el informe de urgencias, poniendo en el motivo de la consulta: TCE +INTOX ETILICA (eso es afirmar que estaba borracha, creo), es más, le dije que había tomado un cubalibre de ron cenando, viendo el partido de futbol, y fui yo quien le informó que había bebido por si me administraban alguna medicación. También hace mención ese parte, que soy fumadora, ¿en que se basa? si hace ya un año que dejé de fumar. El tema de ansiedad fue en el año 2002, me lo diagnosticaron por lo que estuve año y medio en tratamiento. También refleja que solicitan TAC y radiografía; el TAC si le hicieron, pero la radiografía no, y no intenten buscarla porque no existe, sencillamente, no la hicieron. Referente a lo que afirma el repetido doctor de urgencias sobre lo que yo que tenía roto, es asombroso, pues reitero que una persona que presenta todo esas lesiones es muy posible que hubiera quedado ingresada y sin embargo me dieron el alta médica para poderme marchar a casa. He tenido perro y por menos la veterinaria me le ha dejado ingresado para observarle.
Tengo mi cabeza que no reconoce que me ha pasado esto, fui por una hemorragia nasal y que mala aventura estoy viviendo; Dios, si el doctor hubiera mirado el TAC (al rato me hubiera ido para casa tan fresca, haciendo mi vida normal); él vio que no tenía nada roto, y digo nada, solo una pequeña contusión, la cual fue producida por la montura de mis gafas que son muy finas y ni siquiera se rompieron con lo cual las sigo utilizando.
María de los Ángeles Barriuso 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer un comentario, rellena el siguiente campo. Por favor, dinos tu nombre para que los demás usuarios puedan dirigirse a ti si lo desean.
Una vez revisado, será publicado en las próximas horas. Muchas gracias

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.