Jornada reivindicativa ¡Salvemos el Tajo!, el sábado 1 de febrero

Después de más de 40 años maltratando el río Tajo en su tramo medio con vertidos urbanos, industriales y otras inmundicias y después de la desastrosa experiencia añadida de 34 años de trasvases y expolio de su tramo de cabecera, el río Tajo ha quedado convertido en la gigantesca alcantarilla de la corte y su abrazo a Toledo -en otro tiempo río de vida, prosperidad y cultura- se ha vuelto soga putrefacta de inmerecida condena para todos los ribereños de Toledo y de su provincia.
Hemos asististido recientemente a las inmumerables maquinaciones con las que el poder establecido, vendido a los intereses económicos de la explotación y la colonización del agua, lejos de proteger lo que es de todos -un río, el río Tajo, el río de Iberia- y en nombre de un falso y urgente interés general, ha eximido de evaluación ambiental a las tropelías trasvasistas y mancilladoras que se vienen acometiendo contra el Tajo. Y para colmo, tan macabras maniobras las eleva a rango de ley a fin de proteger tales maldades de cualquier voz que se alce en su contra. Es el colmo de las huídas hacia adelante propias de quienes, camicaces, se saben acorralados por el sentido común, por los principios crítico-constructivos más elementales y por el marco legislativo más claro existente que es la Directiva Marco de Aguas de la U.E. Tienen a su favor el poder del dinero que todo lo compra, todo lo corroe y todo lo corrompe -votos incluidos- pero carecen de la más mínima sensatez con la que revertir los errores cometidos de un pasado que se diseñó con criterios que hoy se han vuelto inconvenientes, insostenibles e indecentes.
Por tanto, toca seguir trabajando por salvar el Tajo. El trabajo, enorme y bien hecho; la ilusión puesta en él por saber objetivamente que es necesario e imprescindible; el tiempo arrebatado a la familia, a los amigos y a otras actividades más placenteras; el dinero sacado del bolsillo particular, no de subvenciones ni de contraprestaciones; todos los esfuerzos de cada una de tantas personas y colectivos puestos a disposición de la ciudadanía y de los mismos poderes administrativos y gubernamentales, supuestamente al servicio de las personas, no han sido en vano por mucho que nos pese que nuestros objetivos de recuperación del Tajo ahora están aún más lejos que antes. Son esfuerzos que había que hacer y con los que -no nos engañemos- tantos decenios de maltrato e impunidad han creado una cultura de la que acabaremos desprendiéndonos, por las buenas o por las malas, por la vía del sentido común biodiverso o por la vía de la fuerza natural que nos ponga en nuestro sitio arrancándonos a nosotros mismos de esa cultura y hasta de la misma Naturaleza de la que venimos y a la que pertenecemos de manera no aislada sino multiconexa, no en competencia sino en convivencia. Ninguna catedral se ha constuido con un único ladrillo ni con un único cincel que labrara sus piedras; del mismo modo, todos esos esfuerzos por devolver al río Tajo la dignidad que nunca debimos consentir que perdiera no habrán sido en vano.
Toca salir de este letargo o merecido respiro para continuar con la construcción de la nueva cultura por la que recuperemos nuestros ríos de vida que, como otras tantísimas cosas, han supuesto nuestra propia vida, existencia y desarrollo sostenible a través de los tiempos. Hace unas semanas despedíamos simbólicamente en Toledo al río Tajo cuya última planificación supone perpetuar de momento su existencial agonía. Al mismo tiempo nos marcamos el reto de seguir trabajando por devolverle la vida. Pues bien, es el momento y tenemos varios pretextos para empezar: uno más lúdico y otro más argumental.
Tenemos que volver a esgrimir los argumentos que ya hemos defendido -ahora todavía con más razón- en la elaboración del nuevo Esquema de Temas Importantes. Se trata de una fase de trabajo previa a la revisión del actual Plan de cuenca que dé lugar al nuevo ciclo de planificación de 2015 a 2021. Y se me ocurre que para ponernos las pilas, al menos en Toledo y provincia, podríamos empezar por algo más lúdico. Recientemente, la Agrupación del Partido Castellano en Toledo, en el homenaje que hace anualmente a los Comuneros de Castilla, ha convocado una serie de actos poniendo el foco precisamente en el Tajo. Con tal motivo ha organizado para el 1 de febrero una concentración en Zocodover por la mañana y un concierto de música por la tarde. En ambos actos participarán las plataformas de Toledo y Talavera, así que, os invito a uniros a estos eventos de reivindicación por el Tajo y que lo difundáis como más creáis conveniente entre vuestros contactos.
Es hora de volver a ponernos en marcha y os pido ayuda y colaboración para la causa del Tajo. Muchas gracias. Un saludo.
Alejandro

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer un comentario, rellena el siguiente campo. Por favor, dinos tu nombre para que los demás usuarios puedan dirigirse a ti si lo desean.
Una vez revisado, será publicado en las próximas horas. Muchas gracias

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.